Dislexia, disfasia, trastornos del lenguaje
Lic. Mónica Rousseau Fonoaudióloga-Orientación Neurolingüística
mmerousseau@hotmail.com 4961-2935 154-067-6914

Ingresá
al BLOG

Home
Contenidos
Enfoque
Cursos
Evaluaciones
Tratamientos
Links
Curriculum
Contactos

Dislexia:

• Son inteligentes, verbalmente fluidos y emocionalmente equilibrados.

En la lectura y en la escritura cambian u omiten letras, tienen un ritmo muy lento, les demandan mucho esfuerzo, y por eso las rechazan.

• Necesitan el apoyo de todos los que los rodean para no sentirse frustrados y poder afrontar los estudios.

• Existen muchas maneras de ayudarlos:

-Tratamientos

-Estrategias para padres y docentes

-Didáctica para la alfabetización y para la adquisición de una lectura comprensiva eficaz

-Técnicas de estudio

-Programas de integración

Trastorno Específico del Lenguaje:

• Características:

-Retraso severo del lenguaje

-Afecta la comprensión y la expresión en muchos casos

-Aparición del lenguaje tardío (2 ½ a 3 años)

-No sigue las pautas evolutivas

-Pronóstico difícil por su persistencia

-Etiología diversa

-Afecta algún aspecto del aprendizaje

 

 


Señales de Alerta de Retraso en el Lenguaje
Cuando consultar

-10 meses: Ausencia o pobreza del balbuceo.
-18-24 meses: Emisión de menos de 10 palabras diferentes.
-24-30 meses: Ausencia de enunciados con dos palabras
-30 meses: ausencia de enunciados de dos palabras de las cuales una es verbo.
-Después de los 30 meses: Ecolalias, invierte el pronombre, jerga.
-36 meses: ausencia de enunciados de tres palabras, orden alterado de la frase.
-Después de los 36 meses:Lenguaje ininteligible.No puede mantener una
conversación
-Después de los 48 meses: Errores fonéticos.

Pautas para padres de niños con dislexia
  • Realizar una consulta neurológica para que se le realice al niño un control general de su neurodesarrollo.
  • Darle apoyo emocional y social.
  • Estar informados sobre todas las dificultades que produce la dislexia e incluso darle información al niño si la requiere.
  • Transmitirle claramente al niño que no tiene un problema intelectual y que se valora el esfuerzo extra que debe hacer más que los resultados obtenidos, con mucha comprensión para cuidar su autoestima.
  • No mostrar ansiedad si no le va bien en el colegio, sino buscar las ayudas que necesite.
  • Promover actividades recreativas, deportivas o creativas donde pueda desenvolverse sin dificultad.
  • Si los padres han tenido la misma dificultad, poder compartir con su hijo lo que han sentido y los problemas que tuvieron.
  • No comparar al niño disléxico con hermanos u otros niños que no tengan problemas.
  • Evitar la sobreprotección.
  • No forzarlo a que lea, estimular la lectura haciéndole escuchar lo que uno les lee.
  • Favorecer el uso de la agenda, utilizar calendarios con refuerzos visuales incluso colocar fotos y otras ayudas en casa.
  • En la etapa de alfabetización pueden colocar apoyos visuales y proponer juegos multisensoriales con letras.
  • No impacientarse ante las dificultades prácticas que puede presentar: confusión de horarios, lugares, distractibilidad, olvido de recados. Para ello dar una orden por vez.
  • Solo si los padres no se angustian o pueden manejar su ansiedad pueden colaborar en la estimulación con estrategias que se le brinden.
  • Crear momentos para juegos que incluyan lecto-ecritura: “ahorcado”, “tutti-fruti”,  “Boogle”, “scrabble”, “rapigrama”, etc. También juegos de PC con actividades de lecto-escritura.
  • Ensenarle a usar la PC ya que le será una herramienta muy útil.

Pautas para Padres
Cómo ayudar a desarrollar el lenguaje en nuestros hijos

(Adap. Marc Monfort)

  • Hablar más despacio sin romper la entonación y prosodia natural.
  • Cuidar la pronunciación, sin exagerar  y sin gritar.
  • Ser más expresivo, subrayando bien la entonación de los enunciados.
  • No dudar en ser repetitivo si pensamos que el niño no ha entendido, pero estar pendiente de sus reacciones para no abrumarlo; más que repeticiones estrictas se trata de reformular el mismo mensaje.
  • Potenciar la comunicación no-verbal paralela, con gestos naturales y referencias al entorno concreto.
  • Respetar el turno de la palabra sabiendo que, para muchos niños con dificultades en el lenguaje esto supone un alargamiento notable de los tiempos de reacción.
  • Potenciar la imitación recíproca.
  • Ajustar el tamano y complejidad de enunciados al nivel del niño.
  • Utilizar enunciados simples pero correctos.
  • Evitar enunciados interrumpidos o desordenados.
  • Atender y escuchar antes de hablar; convencerse de que es mejor esperar, contestar y ayudar, que hablar todo el tiempo.
  • Aprender a utilizar las estrategias “reparadoras” más eficaces cuando no se le entiende. Ciertas formas excesivamente bruscas o inespecíficas pueden abortar el intercambio y otras, por el contrario, propiciar una reanudación de la conversación.
  • Si se va a dirigir verbalmente una actividad, hacerlo apoyando la actividad que realiza o que quiere realizar el niño; y no queriendo cambiarle el foco de interés.
  • Aprender a utilizar los objetos y situaciones de la vida cotidiana como la comida, el bano, el vestirse, la tele, etc. para estimular destrezas comunicativas y verbales. Tener en cuenta que es más fácil obtener respuestas antes de que ocurra la actividad que después.
  • Aprender rimas, canciones y juegos verbales; y realizarlos juntos.
  • Eliminar castigos y comentarios negativos relacionados con el lenguaje con errores.
  • Controlar las manifestaciones de ansiedad, eliminar las correcciones explícitas: “eso no se dice así”, “decilo bien”, etc.
  • Eliminar las peticiones de lenguaje fuera de contexto, Ej.: “decíselo a la tía”.
  • Adoptar en todo momento una actitud positiva y paciente frente al niño, alentándolo y felicitándolo, mostrándose orgulloso de sus progresos.

Pautas para docentes de niños con problemas de lenguaje

El docente es el modelo lingüístico, interlocutor, alentador y corrector sutil para facilitar la compresión y expresión oral del alumno.

Comprensión oral

  • Tener en cuenta que el docente, con su discurso es modelo de lenguaje por lo que se recomienda tender a una articulación clara, con una intensidad media, y con un ritmo no muy rápido.
  • Apoyarse, en la medida de lo posible con el lenguaje gestual.
  • Si el docente tiene dudas si ha sido comprendido, puede repetir el mensaje siendo conveniente su reformulación, con el máximo de naturalidad.
  • Si se va a transmitir un concepto nuevo utilizar vocabulario conocido y sintaxis sencilla.
  • No utilizar consignas nuevas, o que incluyan vocabulario nuevo en evaluaciones.
  • Tomar las emisiones del niño con problemas de lenguaje y revalorizarlas, si es necesario pueden ser reformuladas para su mayor comprensión.
  • Intervenir en conversaciones donde las opiniones hechas por el alumno con problemas de lenguaje no sean tomadas en consideración o comprendidas.
  • Saber aspectos de la vida personal del niño para poder ayudarlo en caso de que quiera transmitir una información y la misma sea confusa.
  • Anticipar el tema de conversación y facilitarle información al respecto
  • Ayudarle a preparar la información que va a utilizar para participar
  • Darle oportunidad de participar con preguntas adecuadas según el grado de fluidez verbal o dominio del tema a tratar.
  • Dar un tiempo de espera cuando debe participar porque le lleva más tiempo procesar la información.
  • Generar situaciones interactivas para facilitar la comunicación.
  • Utilizar el reconocimiento y elogio ante su participación.
  • Proponer temas de conversación relacionados con sus intereses.
  • Traducir el lenguaje gestual del alumno es verbal.
  • Ayudarlo a completar mensajes incompletos.
  • Enseñar cuanto antes el vocabulario básico que facilite la adquisición de los contenidos de las materias, para poder conversar y adquirir nuevos conocimientos. Hacer ejercitaciones para que fijen este vocabulario.
  • Apoyarse con material gráfico siempre que sea posible.
  • Trabajar con definiciones de términos y uso del diccionario.
  • Si se hacen correcciones, que son convenientes cuando el niño comete errores, que las mismas se ajusten al nivel de asimilación del niño.
  • El docente no debe mostrar superioridad al hacer las correcciones, sino más bien una actitud de colaboración.
  • Darle apoyo emocional y social.
  • Adaptar el ritmo del discurso
  • Hacer pausas
  • Para los más chiquitos, articular de manera clara exagerando la entonación
  • Simplificar el vocabulario o la complejidad sintáctica de la frase si se cree necesario.

Expresión oral

  • Estimular la conversación
  • Trabajar las fórmulas sociales del entorno: agradecer, presentarse, despedirse, etc.)
  • Para asegurarse la participación anticipar el tema de conversación y facilitarle información al respecto.
Autismo, los 20 conceptos fundamentales
(Ángel Rivière)
  1. Ayúdame a comprender. Organiza mi mundo y facilítame que anticipe lo que va a suceder.
    Dame orden. Estructura mi mundo y evitame el caos.
  2. No te angusties conmigo, porque me angustio. Respeta mi ritmo. Siempre podrás relacionarte conmigo si comprendes mis necesidades y mi modo especial de entender la realidad.
    No te deprimas, lo normal es que avance y me desarrolle cada vez más.
  3. No me hables demasiado, ni demasiado deprisa. Las palabras son "aire" que no pesa para ti, pero pueden ser una carga muy pesada para mí. Muchas veces no son la mejor manera de relacionarte conmigo.
  4. Como otros niños, como otros adultos, necesito compartir el placer y me gusta hacer las cosas bien, aunque no siempre lo consiga. Hazme saber, de algún modo, cuándo he hecho las cosas bien y ayúdame a hacerlas sin fallos.
    Cuando tengo demasiados fallos me sucede lo que a ti: me irrito y termino por negarme a hacer las cosas.
  5. Necesito más orden y anticipación en las acciones. Tendremos que negociar mis rituales para poder convivir
  6. Me resulta difícil comprender el sentido de muchas de las cosas que me piden que haga.
    Ayúdame a entenderlo. Trata de pedirme cosas que puedan tener un sentido concreto y descifrable para mí. No permitas que me aburra o permanezca inactivo.
  7. No me invadas excesivamente. A veces, las personas sois demasiado imprevisibles, demasiado ruidosas, demasiado estimulantes. Respeta las distancias que necesito, pero sin dejarme solo.
  8. Lo que hago no es contra ti. Cuando tengo una rabieta o me golpeo, si destruyo algo o me muevo en exceso, cuando me es difícil atender o hacer lo que me pides, no estoy tratando de hacerte daño. Ya que tengo un problema de intenciones, ¡no me atribuyas malas intenciones!
  9. Mi desarrollo no es absurdo, aunque no sea fácil de entender. Tiene su propia lógica y muchas de las conductas que llamáis "alteradas" son formas de enfrentar el mundo desde mi especial forma de ser y percibir. Haz un esfuerzo por comprenderme.
  10. Las otras personas sois demasiado complicadas. Mi mundo no es complejo y cerrado, sino simple.
    Aunque te parezca extraño lo que te digo, mi mundo es tan abierto, tan sin tapujos ni mentiras, tan ingenuamente expuesto a los demás, que resulta difícil penetrar en él.
    No vivo en una "fortaleza vacía", sino en una llanura tan abierta que puede parecer inaccesible.
    Tengo mucha menos complicación que las personas que os consideráis
    normales.
  11. No me pidas siempre las mismas cosas ni me exijas las mismas rutinas.
    No tienes que hacerte tú autista para ayudarme. El autista soy yo, ¡no tú!
  12. No sólo soy autista. También soy un niño, un adolescente, o un adulto.
    Comparto muchas cosas de los niños, adolescentes o adultos a los que llamáis "normales".
    Me gusta jugar y divertirme, quiero a mis padres y a las personas cercanas, me siento satisfecho cuando hago las cosas bien.
    Es más lo que compartimos que lo que nos separa.
  13. Merece la pena vivir conmigo.
    Puedo darte tantas satisfacciones como otras personas, aunque no sean las mismas.
    Puede llegar un momento en tu vida en que yo, que soy autista, sea tu mayor y mejor compañía.
  14. No me agredas químicamente. Si te han dicho que tengo que tomar una medicación, procura que sea revisada periódicamente por el especialista.
  15. Ni mis padres ni yo tenemos la culpa de lo que me pasa. Tampoco la tienen los profesionales que me ayudan.
    No sirve de nada que os culpéis unos a otros. A veces, mis reacciones y conductas pueden ser difíciles de comprender o afrontar, pero no es por culpa de nadie. La idea de "culpa" no produce más que sufrimiento en relación con mi problema.
  16. No me pidas constantemente cosas por encima de lo que soy capaz de hacer. Pero pídeme lo que puedo hacer. Dame ayuda para ser más autónomo, para comprender mejor, pero no me des ayuda de más.
  17. No tienes que cambiar completamente tu vida por el hecho de vivir con una persona autista.
    A mí no me sirve de nada que tú estés mal, que te encierres y te deprimas.
    Necesito estabilidad y bienestar emocional a mi alrededor para estar mejor.
    Piensa que tu pareja tampoco tiene culpa de lo que me pasa.
  18. Ayúdame con naturalidad y sin convertirlo en una obsesión. Para poder ayudarme tienes que tener tus propios momentos de descanso o dedicación a aquello que te gusta. Acercate a mi, no te vayas, pero no te sientas como si llevaras una pesada carga a tus espaldas. En mi vida he tenido momentos malos pero puedo estar cada vez mejor.
  19. Acéptame como soy. No condiciones tu aceptación a que deje de ser autista.
    Sé optimista sin hacerte "novelas".
    Mi situación normalmente mejora, aunque por ahora no tenga curación.
    queridos niños y niñas con Trastorno del Espectro Autista.
  20. Aunque me sea difícil comunicarme o no comprenda las sutilezas sociales, tengo incluso algunas ventajas en comparación con los que os decís "normales".
    Me cuesta comunicarme, pero no suelo engañar. No comprendo las sutilezas sociales, pero tampoco participo de las dobles intenciones o los sentimientos peligrosos tan frecuentes en la vida social. Mi vida puede ser satisfactoria si es simple, ordenada y tranquila. Si no se me pide constantemente y sólo aquello que más me cuesta. Ser autista es un modo de ser, aunque no sea el normal. Mi vida como autista puede ser tan feliz y satisfactoria como la tuya "normal".